martes, 11 de diciembre de 2012

Azores, Isla de San Miguél: Ruta hacia el Oeste por el sur de la isla de Sao Miguel – Lagos de Sete Cidades

Bienvenid@s lector@s, fotograf@s y viajer@s, 

Llegamos a la segunda entrega de este diario de viajes por la Isla de San Miguel  o São Miguel en las Islas Azores. 

A continuación, para vuestra comodidad, os indico los enlaces a las 4 entradas que conforman este diario de viajes por la Isla de San Miguél o Sao Miguel en las islas Azores de Portugal:
Alguno me habéis preguntado como recibir un aviso en vuestro correo cuando publique una nueva entrada, para esto os recomiendo haceros seguidores de mi blog. Al pasar el ratón por la parte derecha de la pagina principal veréis unos iconos. El primero por arriba es Seguidores por email. Si hacéis clic en el botón Participar en este sitio recibiréis en vuestro email estos avisos. Gracias por adelantado.

Empezamos...


Termas de Ponta da Ferraria. Uno de los mejores puntos de la isla, para los turistas pero sobre todo para los fotógrafos.  En principio, hay como un balneario con unas termas de pago, pero si vais en plan low cost, en la costa tenéis una piscina natural gratuita en el mar, eso si para valientes. No sé si el agua estaba caliente o no. La gente no se atrevía a meterse por la fuerza del mar. Toda la costa es volcánica con unas rocas negras increíbles. Pegan las olas y el viento con muchísima fuerza, dando un paisaje treméndamente espectacular. Un sitio increíble, muy parecido a los Hervideros de Lanzarote, donde vale la pena pasear, disfrutar y perder algo de tiempo disfrutando de un paisaje volcánico muy peculiar.






Molino da Bibi. Molino típico de la isla que ha sido reconstruido y habilitado como casa rural. El dueño me vio buscando un buen encuadre por la zona, fue muy amable y me lo enseñó incluso por dentro. Lo han convertido en una especie de original casa rural. Tenia muy buena pinta, era mucho mas grande de lo que parece por fuera y tiene mucho más espacio y plantas de lo que parece por fuera. Para pasar unos días en la isla en un sitio muy original y diferente.


Faro de Punta da Ferraria. Como todos los faros de la isla, es del estado y por tanto solo se puede ver desde fuera. Mejor hacer la foto desde el mirador de Ferraria más adelante hacia las termas de Ferraria. Desde delante tampoco hay unas vistas de la costa que os merezcan llegar hasta allí.


Mosteiros. La primera vez que pasamos nos hizo muy malo. Nos perdimos muchas veces por sus calles con el coche buscando los restaurantes anunciados en los carteles. Era muy difícil circular por el pueblo por lo estrecho de sus callejones. Nos costó mucho encontrar lo que ellos llaman restaurante, que nosotros llamaríamos tasca de pueblo, así que comimos donde pudimos. La costa es espectacular para hacer fotos porque tiene varias islas o formaciones rocosas justo delante, pero también para disfrutar de ella. Tenéis una playa, y unas piscinas naturales. Para mi más que piscinas es lo que se llama playa de rocas de toda la vida. Buscad la costa antes y después del pueblo que es lo que vale la pena disfrutar.







Sete cidades (pueblo). El pueblo tiene una iglesia con una alameda enfrente muy fotogénica. Recomiendo mucho pasar por la Loja de Eco-turismo que está indicada en las señales, para preguntar por información de senderos por la zona, pero sobre todo, para coger los mejores folletos o mejor dicho por el tamaño, libros turísticos de todas las islas Azores que pude encontrar. Ríete tu de la Lonely planet.


  
Lagos de Sete cidades (Lago verde y Lago azul). Ambos son muy bonitos y están en una zona que son dos cráteres de volcán inundados. Están separados por un puente por el que pasareis con el coche. Cuenta la leyenda que se formaron por las lágrimas de los ojos de un pastor con ojos azules y de una princesa de ojos verdes cuyo amor era imposible. Las dos veces que pasamos estaba tapado el cielo y entraba la niebla, así que no vimos mucho la diferencia de color. Pero desde los miradores, un poco más arriba, cuando hace sol, se  aprecia la diferencia de color (verde el más pequeño y azul el grande de la derecha).










Mirador del Rei. No es el mejor para sacar la foto a los dos lagos por mucho que así lo vendan. Si tenéis valor y buen coche, meteros un poco adelante por la pista de tierra y ahí tendréis mejores vistas de los dos lagos sin árboles delante, que es lo importante. Por toda esa pista de tierra tendréis mejores vistas de estos dos lagos y de Sete Cidades que desde los miradores, pero avisados quedáis que es solo apta para coches preparados y no os metáis si ha llovido.







Lagoa de Santiago. Primer mirador según subes por la carretera a la derecha. No dejéis de parar por nada. No se puede pedir más de un mirador. Un lago pequeño de aguas verdes, en un cráter circular. Todo rodeado de muchísima vegetación, un vergel. Parece Hawai. Precioso de verdad, como el fotón que te llevarás en la cámara, seguro.


Otros lugares perdidos. Encontrareis estas estructuras naranjas que en realidad son acueductos en desuso al estilo de las levadas en la Isla de Madeira.


Bueno, espero que os esté gustando este diario de viajes, todavía os quedan un par de entradas, así que si queréis estar informado y recibirlas en vuestro correo no dejéis de suscribiros a mi blog.

Todos vuestros comentarios son más que bien recibidos y estaré encantado de responder si tenéis preguntas sobre el viaje.

A continuación, para vuestra comodidad, os indico los enlaces a las 4 entradas que conforman este diario de viajes por la Isla de San Miguél o Sao Miguel en las islas Azores de Portugal:
Hasta pronto.

© Iñigo EscalanteWeb I Blog I Facebook I Flickr I 500px | Google +