jueves, 24 de abril de 2014

Perdona. ¡ No puedes hacer fotos en Londres con trípode ! 7 historias cortas fotografiando Londres.

Bienvenidos fotografo@s y viajer@s, 

Después de varias experiencias y anécdotas "curiosas" haciendo fotos durante esta Semana Santa de 2014 en Londres, he decidido explicar mediante una serie de pequeñas historietas por que no me fue nada fácil realizar algunas de las fotografías de la ciudad que normalmente esperaría haberme traído y por que me tuve que conformar con hacer otras diferentes. 

No me gustaría decir que son quejas, no es ese el espíritu que me mueve para escribir esta entrada, así que prefiero decir que son consejos ante vivencias y avisos para los que en algún momento penséis en pasar por esta ciudad y hacer fotos. Para que sepáis de antemano a que os podeis enfrentar y no se os chafe la sesión, ni mucho menos las fotos y traigáis solo fotones. Empezamos.

Primera. 

Era mi primer amanecer en Londres. Me había levantado a las 5 de la mañana (que resultó ser un poco tarde) para hacer un amanecer por la zona del Tower Bridge o puente de la torre de Londres. Ya con el sol elevado, encontré una localización a la que quería tenia echado el ojo por Internet y volver un atardecer o de noche cuando hubiera menos diferencia de luz y sobre todo que estuviera iluminado por luz artificial. Serían las 7 de la mañana. Como comprenderéis allí en esa zona de Londres estaba pero que bien solo. Como mucho pasaba algún corredor madrugador

  
Eso no impidió que se me acercara un iluminado de seguridad con su chaleco reflectante pero con muy pocas luces y me dijera... que no podía poner el trípode para hacer fotos por que podía molestar a la gente. Las podía hacer a mano pero no con trípode. :O !!!

Puedo entender estar razones cuando hay una cantidad alta de personas en espacios reducidos, pero no creo que esa norma se tenga que aplicar a momentos en los que no aplica (7 am !!!). Creo que no hacia falta ser muy listo para interpretar un poco la ley y no de una manera limitada soltar una frase y decir: No puedes por que me han dicho que te diga que no se puede. 



Él seguro que se sintió encantado de hacer su trabajo pero yo me acordé mucho de su familia. La foto no la necesitaba a esta hora pero el no poder hacerla por esa razón es algo que todavía me cuesta entender.

Segunda. 

Otra del estilo, para que veáis como se las gastaban en Londres. Estaba absolutamente solo en un parque cercano a la gran noria que hay en el Tamesis llamada London Eye ('Ojo de Londres'), también conocido como Millennium Wheel ('Noria del milenio) y vi, al ir acercándome hacia ella por el parque, que el Big Ben me quedaba dentro de la noria. Bueno, pues la sacamos me dije a mi mismo y dos pájaros de un tiro. Puse mi trípode, tranquilamente dispuesto a empezar mi sesión de atardecer de ese día. 

Al de pocos segundos se me acerca ¡¡¡ un barrendero !!! y me pregunta que hago. Le digo amablemente y confiado que fotos de lo bonita que es su ciudad, me sonríe pero me sale con que en ese parque esta prohibido hacer fotos con trípode. Repito, estábamos el y yo en un parque llamado Jubilee Gardens bastante amplio, y vacío a esa hora y me viene este personaje a soltar esa monserga. No tenia ganas de discutir con un barrendero que me gusta disfrutar de hacer fotos en sitios bonitos y realmente quería hacer fotos en otros sitios. Así que hice mi foto delante de el y me fui. Vaya perra que tienen en Londres con los trípodes. He oído y leído lo mismo de Nueva York pero jamas me ha pasado las veces que he estado.

Tercera.

Otra parecida y además al de muy pocos minutos de la anterior, aunque en este caso si he de decir que si que puedo entender mejor la justificación, aunque no me guste nada, por que si que pasaba gente. No tanta como de día, pero si había movimiento esta vez.

Sesión de atardecer, sol debajo del horizonte ya detrás del skyline. Me coloco con el trípode en un lateral vacío que era entrada de un embarcadero que a esas horas no se utiliza, justo debajo de la noria y enfocando al Big Ben, según me preparo los filtros etc. y hago una o dos fotos, aparece otro vigilante iluminado pero protegido con gafas de sol oscuras (a esas  horas ???¡¡¡) con su chaleco reflectante también que parece que los regalan pero no significan nada, y me explica amablemente que no podía hacer fotos con trípode allí, que si quería fotos tenia que hacerlas sosteniendo la cámara con la mano. 


Me aclaró eso si, y me pareció muy bien, que SOLO podía hacer fotos con trípode después del puente de Westminster o incluso en el mismo puente, donde os garantizo que a esas horas había muchas más gente y ademas trafico, que donde me hallaba. Me hizo gracia que me dijo que allí también eran muy bonitas, pero que aquí no podía. Mira que majo, al menos lo intentaba.

100 m. más adelante lo volví a intentar por que vi un buen tiro, pero no tardó nada en venir y decirme lo mismo. Los dos nos reímos, hice mi foto y continué. 


200 m. más adelante, volvió a pasar lo mismo, era ridículo que el tío vendría siguiéndome entre la multitud ya que como yo habría decenas de personas con su trípode. Tuve que hacer la foto sin trípode esta vez y a mano para evitar ponérselo fácil y de paso fastidiarle un poco. Solo tenia que subir la ISO, bajar la apertura un poco, no tendría la misma calidad final, pero si tenia la foto que siempre es mejor que no tenerla. 

Para evitar estos percances quizás podría haber vuelto con un Gorilla Pod o un trípode pequeño y apoyarlo en la barandilla del río, aunque no se si dirían lo mismo, mucho me temo que si. Vi a varios personas fotografiando con estos trípodes pequeños pasado el puente y mucho me temo que les había pasado lo mismo. Pero llevando el grande, no parece tener mucho sentido en sitios normales andar así excepto en la nación de los hijos de la gran Bretaña. Dios salve a la Reina, sin trípode eso si.


Cuarta.

Otra anécdota, esta posiblemente la más ridícula que he vivido desde que hago fotos. Fue haciendo fotos a un edificio de oficinas que tenia una fachada de colores muy llamativos. 

Estaba yo tranquilamente por una calle normal de Londres desde la acera de enfrente de este edificio, paseando y haciendo alguna foto a mano, y veo que me viene andando y gritando airadamente desde lejos un gorila ingles con cara de pocos amigos, todo rojo, gritando como loco que no se podían hacer fotos del edificio. ¿?

Mi cara de sorpresa fue mayúscula por que estaba en una calle que no era privada, no había ninguna señal de no hacer fotos, era un edificio de oficinas normal, nada del gobierno y ademas, es que estaba en la acera de enfrente, que era de otro edificio. 

Como única explicación que me pudo argumentar me dijo gritando aún de lejos y de muy malas maneras su única razón de gorila unineuronal de gimnasio: "No se por qué, pero no puedes y punto". ¡ Ole tus santos huevos majo !


Ya había hecho mis fotos y tenia lo que quería. Como el tío era muy grande y ya estaba rojo por los escasos 50 metros que había llegado a recorrer, me di la media vuelta sin hacerle caso, ni haberle dirigido una palabra ya que claramente era una persona violenta. En un momento dado, al de un rato alejándome, me paré e hice otro par de fotos a un detalle que vi y me llamo la atención, pero volví a oír a mis espaldas un grito de energúmeno que espero que se le rompiera alguna cuerda a este personaje que desde luego de salud mental no podía andar bien. 

"No se por qué, pero no puedes." Lo tengo grabado en mi recuerdo. Que impresentable mayúsculo.

Quinta.

Otro de los momentos que viví donde me fue complicado conseguir la foto que había imaginado fue intentando hacer una foto desde el puente de Wetminster que lleva al Big Ben. Quería tener el famoso autobús rojo londinense de dos pisos pasando por la carretera con el Big Ben de fondo. Típica foto de Londres que me apetecía tener y por cierto que técnicamente no me resulto nada fácil y ademas no pasan autobuses cada rato, hay que esperar.


La de gente que se me cruzaba por delante (esto no suele pasar, pero desde luego, nunca me había pasado tanto). Me sorprendía que muchas personas se ponían a hacerse fotos a mi lado por que al ver una persona con trípode deciden que tenía que ser el mejor sitio y tenían "envidia" pero el problema era que muchas se me metían en el encuadre. El problema era que había demasiada gente esta Semana Santa en Londres. Me cambié de sitio y problema solucionado.


Sexta

Otra situación, no se si divertida, ridícula o vergonzosa, pero me temo que cada vez será más común y la reconoceréis. Imaginaos estar haciendo fotos con trípode ya de noche y ver que se pone una persona al lado, o incluso delante de vuestra cámara con todo su desparpajo y descaro, para llevarse "la misma foto que tú" pero en vez de con reflex con su móvil y saliendo ellos mismo en la foto. Es lo que ahora se ha puesto tan de moda y se llaman “selfies”. Es lo que tienes los teléfonos inteligentes que no siempre los tienen personas que lo sean.


Una o dos no me importa y lo entiendo, pero lo ridículo es que vi atónito como varias personas se hacían más de 30 fotos (os lo prometo) en todas las posiciones e  inclinaciones de la cámara y que permitía la longitud de su brazo. Lo peor es verles poner morritos, miraditas, cara de interesante, de guay, de chulo o lo que sea que intenten sin conseguirlo. 

Yo pasmado al lado mirando ojiplático de verdad por la poca vergüenza, incluso alguna vez se me ponían delante de mi cámara, y durante varios minutos, no una foto y me voy. Yo alucinaba. Son los tiempos modernos y esas fotos supongo que serán carne de Facebook, Twitter, Twenti, Pinterest, Google +, etc. con muchos me gusta y +1. Así nos relacionamos hoy día, pero desde fuera ahora parece gracioso, pero yo vi unas cuantas que ya os digo que eran absolutamente ridículas. Es la época que nos ha tocado vivir.. y sufrir.



Séptima

Según salimos de nuestra alojamiento y empezamos a andar por los alrededores ya desde el primer día nos empezó a parecer que esta vez en Londres había demasiada gente. La capital de Inglaterra es una ciudad de unos 7 millones de habitantes (más de 20 veces Bilbao) y parece que toda Europa, parte del extranjero y sobre todo de España, habían decidido ir a Londres estas vacaciones de Semana Santa de 2014.


No pasa nada, siempre me digo que uno tiene que fotografiar con lo que tiene a su disposición y saber sacar provecho incluso, o sobre todo, de la adversidad. Lo digo totalmente convencido.


A todos los fotógrafos nos ha pasado intentando hacer una foto y que aparezca o se cruce alguien no deseado en el encuadre. Solemos repetir o esperar hasta conseguirlo. Incluso a veces nos resignamos y nos vamos sin hacer hacerla finalmente. Yo me suelo decir: En fin, esta foto no te iba a hacer rico. :)


Yo os aconsejo que cambiéis la mentalidad (por vuestro bien y salud) e intentéis buscar en todo momento la forma de que esa o esas personas en vez de molestar, os aporten algo a nuestra foto y la enriquezcan. No solo es posible, sino que en la mayoría de casos es positivo si sabéis aprovecharlo.




Como ejemplos rápidos se me ocurren: utilizar a las personas para dar la escala de un edificio o paisaje, para aportar movimiento si utilizamos una velocidad baja, para dar idea de sitio romántico si nos aparece una pareja acaramelada, para dar idea de un sitio turístico si van con guías o  mochilas, para dar ambiente cosmopolita si son de diferentes razas, para dar idea de alegría o buen ambiente si están pasándoselo bien, para dar idea de gastronomía si están comiendo, y así un largo etc.





Recuerdo una vez haciendo fotos al atardecer en el puente de Brooklyn con el trípode en el suelo y gente pasando, al acabar una foto una persona sorprendida me dijo: ! Pero si la gente ha desaparecido ! ¿Como lo has hecho? Le expliqué que al usar una larga exposicion de varios segundos, si la gente no se queda quieta, desaparecen y no se les ve. Lo importante es que no se paren.


Para las fotos donde aparece gente es importante que las personas no queden cortadas en los bordes ni en las esquinas, y que ninguna destaque si queremos dar importancia al fondo. Si una te mira, ya hace que solo puedas fijarte en esa cara. Si queremos que destaque alguien característico deberemos usar la profundidad de campo. 



Intentar esperar a que las personas sigan alguna línea imaginaria y/o que lleven hacia donde queremos mostrar el monumento o objeto principal de la foto. Suelen funcionar siempre que sea un conjunto homogéneo o muy disperso. Si es posible con un numero impar, o par si buscamos simetrías y balance en la foto. Depende lo que busquéis en cada caso.




Las fotos de espaldas de personas no suelen funcionar tan bien como las de personas de frente. 




Las fotos de personas de cara, aunque mucho mas difíciles de pedir y/ o de robar, siempre tenían mayor valor, fuerza pero sobre todo interés. Por supuesto, hay excepciones, pero si nos esforzamos, sonreímos a los retratados y conseguimos finalmente que la gente nos mire, e incluso nos sonría, podremos llevarnos una gran foto si estamos preparados. Entre otros trucos se les puede preguntar de donde son, o decirles de donde somos para empezar la conversación o incluso que nos gusta algo que llevan puesto. 



 
Bueno, tenia que quitarme esta espinita y he decidido hacerlo mediante esta entrada en este blog de fotografía. Espero que os haya resultado interesante y que si vais a Londres o alguna gran ciudad esteis avisados, preparados y sepáis lo que os podeis encontrar. Ojala no.

Nos vemos muy pronto supongo que con más fotos de Londres, alguna ruta para hacer fotos al amanecer, atardecer o que visitar. :)

Hasta pronto y que tengáis buena luz.

© Iñigo EscalanteWeb I Blog I Facebook I Flickr I 500px | Google +