viernes, 12 de julio de 2013

Diario de viaje Grecia 2013. Isla de Santorini, día 3: Akrotiri, Red Beach, Imerovigli, Puerto de Amoudi y atardecer en Oia

Muy buenas fotógrafos y viajeros, 

Continuamos con las etapas de mi viaje de este verano de 2013 por Grecia y en este caso por la isla Griega de Santorini. Un paraíso en la tierra con uno de los mejores atardeceres del mundo, sin duda alguna.


Os recuerdo las entradas anteriores del blog relacionadas con Santorini: 

Empezamos, 


Como los lunes los yacimientos arqueológicos importantes de Santorini, que son las excavaciones de Akrotiri y las ruinas de la antigua Thira estaban cerrados, tuvimos que dejarlos para el día siguiente. Decidimos bajar hasta Akrotiri visitar la zona sur de la isla y luego ir subiendo. 

Lo primero que hicimos ese día  antes de empezar las visitas fue llegar al puerto de la isla de Santorini, que se llama puerto Athinios, para calcular cuanto íbamos a tardar al día siguiente con el coche y de paso probar suerte a ver si nos imprimían los billetes del ferry que teníamos cogidos hacía semanas por Internet. Así iríamos mas tranquilos al día siguiente y con un poco de suerte no esperábamos tanta cola. A este puerto de Athinios llegan los barcos de los cruceros y por eso veréis un incesante gotear todo el día de autobuses repletos de turistas.

Aunque en la entrada al puerto nos para la policía para preguntarnos donde vamos, nos dejan finalmente entrar y preguntando a otros policías encuentro la oficina que buscábamos  En menos de un minuto el chico me imprime los tickets para los 3 ferries que vamos a coger. Da gusto encontrarse gente tan eficiente. 

Aviso importante:
Chequead siempre que los horarios que habíais cogido originalmente sean los mismos que  los de los tickets que os dan y os evitareis sorpresas de última hora como nos paso a nosotros en el ferry de Mykonos al puerto de Rafina de Atenas que nos lo habían retrasado mas de dos horas.

Antes de llegar al yacimiento arqueológico de Akrotiri, por toda la costa van apareciendo anunciados varios bares con el pretexto de poseer la mejor vista panorámica de la caldera volcánica de la isla. La verdad es que también se puede parar en la carretera y disfrutar de buenas vistas.






Llegamos finalmente a las excavaciones de Akrotiri y entramos al parking de pago que nos encontramos, pagamos 3 €. Un error, por que si bajas un poco más, en la misma bajada a la playa se puede aparcar de sobra sin pagar e incluso más cerca de la entrada del yacimiento, pero como no sabíamos pagamos la novatada. Supongo que en otra época y si quieres ir a Red Beach y el resto está repleto puede ser una opción pero sino lo evitaría.

Son unas excavaciones de una antigua población minoíca sepultada tras un volcán en la que se han descubiertos edificios, frescos y cerámicas.

La entrada al yacimiento cuesta 5 € por persona. Allá vamos sin la silla de la niña y dispuestos a pasar calor bajo el sol, cuando vemos que una pareja van para adentro con una silla y un bebé… adonde irán, nos decimos, pero no, este yacimiento se puede visitar con silla de bebe, es muy particular. Ahora veréis.

Resulta que es un yacimiento arqueológico completamente bajo cubierto y preparado en el que se vaya caminando entre pasarelas de madera por el mismo y a la sombra además. 




Nuestra hija se hace amiga de otro niño de padres holandeses y deciden entre los dos recorrerse todo el lugar corriendo, jugando y gritando. Claro los padres detrás. Que bien se lo pasan, da gusto y estamos así más de una hora.



El yacimiento, no vale especialmente la pena, aunque como ya digo es particular, porque nunca había visto nada igual la verdad. Es como una especie de Pompeya pero donde no se han encontrado restos humanos, pero si vale para ver como vivían hace miles de años en esa zona.



  
Salimos del yacimiento y ya es hora de comer. Bajamos a la playa que hay ahí mismo pero el único bar que vemos es solo Snack bar y no hay gran cosa. Gracias a dios en al misma costa un poco más a la derecha hay varios restaurantes típicos de pescado. Nos decidimos por uno que esta recomendado por la guía Routard y además el camarero habla español perfectamente por que antes trabajaba en la República Dominicana. Comemos bien, al lado del mar y estamos solos y muy bien servidos, así que muy a gusto.





Cogemos el coche, nos desviamos y vamos a visitar la famosa playa Red Beach de Santorini, sin duda una de las más populares y hermosas. 







Se llega a un pequeño parking en el cual esta la iglesia de Agios Nikolaos y desde allí se anda 5 minutos por un sendero hasta la playa. Los acantilados que la flanquean en su parte posterior son completamente rojos por el hierro de la zona. 



La verdad es que es bonita y espectacular de ver. Como todo en Santorini un despliegue de color. El rojo de los acantilados, el negro de las piedras volcánicas y el azul de mar. Da bastante el sol y se pueden alquilar sombrillas y tumbonas y al ser de piedra mejor que llevéis buen calzado y si os vais a bañar escarpines o chanclas.



 Volvemos dirección a Kamari aunque me hubiera gustado visitar el faro o Light house de la punta sur de la isla, pero la niña se ha dormido y aprovechamos para hacer el viaje en coche.

Al lado de la población de Kamari en el extremo Este de la isla, al sur del aeropuerto, están las ruinas de la Antigua Thira / Tera.


Antes de empezar a subir hasta las ruinas que están indicadas, vemos un cartel que avisa que solo abren por las mañanas hasta las 14:30. Vaya fallo. Decidimos subir de todas formas. Error, las vistas no están del todo mal pero no justifican la paliza por el sin fin de curvas cerradas y la pendiente que hay que salvar que se convierten en un sufrimiento interminable. Arriba no hay suficiente recompensa. Si lo hubiéramos sabido lo habríamos visitado por la mañana y por la tarde habríamos ido a Akrotiri que es a la sombra. Estáis avisados.


  
Volvemos para Imerovigli por que no he conseguido aún visitar un par de sitios y fotos que ando buscando. Una es de la roca Skaros, una gran saliente roca que domina toda la caldera del volcán y otra la de un monasterio que anda por ahí pero quiero encontrar una forma de sacarle desde la altura con el fondo de la caldera.

Llego a Imerovigli y me pongo a bajar hacia Skaros. Me meto por caminos privados de un hotel, por que es complicado moverse por estos callejones. Voy descubriendo al bajar hoteles spa, y habitaciones que mejor no hubiera visto. Que maravilla de sitios si tienes dinero para pagarlo o si quieres estar tranquilo en tus vacaciones. Luego la subida la verdad es que se hace dura pero ha valido la pena las vistas y la envidia que he pasado.










Llego a la iglesia que buscaba de esta zona de Imerovigli y consigo, tras callejear un buen rato por todos los callejones, encontrar como subir a más altura para llevarme la foto que venía buscando.








En Santorini, todos los días ves al menos un par de bodas o unas cuantas parejas de reportaje de boda. Parece que mucha gente viene a casarse aquí o al menos a hacerse el reportaje de boda por que es un sitio maravilloso donde hace muy buen tiempo y los colores hacen que parezcamos más guapos. Me planteo en varias ocasiones dedicarme a ser fotógrafo de bodas en la isla. Pero al final parece que he vuelto a casa. Para más adelante, lo dejo abierto como opción para el futuro.


Volvemos a Oia. Esta vez para visitar otra cosa pendiente, el pequeño puerto pesquero que tiene debajo llamado Amoudi o Ammoudi Bay al que bajamos en coche desde Oia / Ia. 



Está justo en la parte inferior de donde se suele ver el atardecer desde donde hay un camino con escalones para bajar o subir en burro o a pata si eres valiente por que son casi 300 escalones. 



Amoudi es un puerto pesquero con muchos restaurantes o tabernas típicas con buen pescado en una bahía pequeña pero muy resultona. Llena de pequeños y coloridos barcos pesqueros. Desde aquí salen las barcas y circuitos hacia la cercana isla de Thirasia.







Nos apetece un chapuzón, así que seguimos un camino a ver si encontramos una cala o playa donde pegarnos un baño. Cuando llegamos, tras pasar por un camino algo peligroso por que ha habido varios derrumbes, el sitio no nos convence del todo para bañarnos, no parece muy seguro. Pero si se está muy bien y hay gente allí que buscar estar apartada en esa mini bahia.



Volvemos al hotel, aparcamos en el parking. Si llegas tarde está ya repleto de gente que viene a ver el atardecer. Nos pegamos un piscinazo, me cambio y salgo a preparar el último atardecer en Oia.

Empiezo por la parte sur, debajo de la zona de la catedral. Es curioso ver como en función de la hora del día y de como de la luz un mismo sitio parezca completamente distinto.






Ya he hecho este atardecer dos veces los días previos, así que de nuevo tengo que intentar esforzarme y conseguir algo distinto. Lo intento todo lo que puedo. 


Hoy también esta a reventar de gente. Parece que atardecerá en el horizonte sin nubes y la gente aplaude. Así da gusto, es una bobada pero me pone de buen humor y la alegría se comparte. Ademas hoy había un chico por ahí tocando la guitarra y cantando y la gente le aplaudía cada vez que acababa la canción.




Sigo haciendo algun que otro contraluz...




E incluso voy a la zona con mas gente para hacer alguna foto con la ladera Oeste iluminada y bañada de esa mágica luz.


  

Sigo moviéndome y llego a la zona de los molinos. Ahí estaban dos mujeres tomando el típico vino dulce de la isla y viendo caer el sol. Allí me quedo capturando en fotos la secuencia.




   
Tras unos 15 minutos más o menos, ya va quedando la luz que me gusta para hacer fotos. Cuando se van iluminando los edificios y baja la luminosidad del cielo empiezan a quedar unas fotos espectaculares.




Ese día hice menos fotos por que me puse a hablar primero con una pareja de japoneses que me llaman la atención por que ella iba vestida de novia o de diosa griega, y luego con unas jovencitas brasileñas que están por Europa de backpackers. Que envidia. La de cosas que ya han visto de la vieja Europa y las que me cuentan que van a ir a ver. Cuanto dinero tendrán sus padres, quien fuera rico y hubiera tenido todas esas posibilidades y experiencias y hubiera visto todos esos sitios de joven. La envidia me corroe. Les doy algunos consejos para ver cosas en Venecia, Granada y Barcelona, y nos despedimos.








Me atreví incluso con una panorámica de toda esta zona. Un poco difícil la verdad por la diferencia de luz en el cielo. Por la izquierda había atardecido hace un rato pero a la derecha era ya de noche.


Esa noche nos hacemos la cena en la cocina de la habitación con cosas que hemos comprado en el super. Para refrescarnos nos bebemos unas cervezas con limón bien frías de la nevera. Esto si son vacaciones.

Mañana salimos desde el puerto de Athinios en Santorini en ferry hasta Naxos por la mañana y hay que recoger todo y hacer las maletas otra vez.

Hasta pronto Santorini, volveremos en temporada baja si es posible y estaremos algunos días más la próxima vez.

© Iñigo Escalante: 

Web I Blog I Facebook I Flickr I 500px