martes, 2 de agosto de 2011

Artículo – Como elegir qué equipo fotográfico llevar de viaje (3 de 4): Otros para la cámara

Continúo con mi serie de artículos sobre el equipo que cualquier fotógrafo debe plantearse llevar cuando sale de viaje y tiene que elegir que llevar y que dejar. También puede valer como lista de cosas que no hay que olvidar llevar con nosotros.

Cualquier fotógrafo de viajes tiene que llevar al menos una o dos baterías de repuesto. La verdad es que mis baterías actuales son las oficiales y duran mucho y por lo general suelo tener con cada una para dos días. Siempre procuro tener la batería de repuesto completamente cargada por si acaso y suelo comprobar antes de acostarme o al preparar el equipo que es así para minimizar las sorpresas durante el viaje.


En otras cámaras tengo baterías chinas que son mucho más baratas que las oficiales y aunque duran un poco menos creo que son una muy buena opción. Cuidado que no todos los cargadores cargan todas las baterías chinas que me ha pasado y tenéis que acabar comprado otro cargador en china.


Para descargar las fotos utilizo un pendrive lector de tarjetas en mi caso Compact flash el cual es USB 2.0 y es muy rápido. También lo compré en china por eBay. Como los contactos son muy sensibles suelo llevar dos de estos para evitar quedarme sin poder descargar las fotos cada día. Aunque hoy día es fácil y barato encontrar estos lectores en casi cualquier lado.

Como kit de limpieza uso una gamuza o toallita para limpiar las lentes que llevo siempre conmigo en mi bolsillo izquierdo. He probado muchas y al final me he quedado con una de limpiar gafas pero que no deja ningún resto, ni marca y se lleva todo el polvo. 



También llevo una perilla de aire para en caso de que aparezca algún astrolito en el sensor que haya podido entrar mientras cambiaba algún objetivo poder eliminarlo rápidamente.

Me gusta llevar siempre conmigo la zapata del trípode porque a todos nos ha pasado de coger el trípode y habernos dejado la zapata en otro sitio. Así, por ahora lo he conseguido evitar. Aunque por supuesto, si siempre lleváis la zapata montada en el trípode no os “debería” pasar. Revisadlo siempre.

Otro imprescindible en mi bolsa de fotografía de viaje es un plástico protector en caso de que llueva. En realidad, con una bolsa de plástico de cualquier supermercado podría valer pero las malas experiencias me llevaron a quitarme este problema comprando en los chinos de eBay una funda de plástico especial para cámara réflex. 


Lo primero, es transparente, así puedes ver en todo momento como está configurada la cámara y que estás haciendo en cualquiera de las pantallas. Tiene un cordón para adaptarse al objetivo o parasol que estemos usando. Está pensado para que pueda meter mi brazo y que no se moje la cámara. Recomiendo  y mucho realizar un agujero en este protector para poder ver directamente a través del visor. Cuando lo uso, quito el protector del visor, adapto el agujero del protector y luego vuelvo a poner el protector para que quede fijo y sin problema.

Lo llevo siempre conmigo, no pesa, no ocupa y nunca sabes cuándo va a ponerse a llover, te va a tocar hacer fotos debajo de una catarata o con olas rompiendo alrededor.

Otra cosa que uso y que no es estándar son unas tapas especiales compradas en china. Para quitar y poner las tapas de los objetivos Canon tienes muy poca pestaña y si usas el parasol es complicado, así que compre unas especiales que puedo quitar y  poner muy rápido y fácil con mis dedos. 


También suelo llevar un disparador inalámbrico por infrarrojos que compre en eBay china por unos 3 €uros. Me permite disparar mi cámara desde la distancia son moverla ni producir vibraciones. También es útil para autoretratos o fotos de pareja. Además, este vale para otras marcas como Nikon, Sony, etc. y sueles dejar a la gente alucinada cuando se lo enseñas.


Tengo también el típico disparador de cable, pero el inalámbrico ocupa menos espacio y personalmente no me gusta tenerlo colgando cuando estoy con el trípode sobre todo si hace viento.


Siempre añado de viaje también una cámara digital compacta. En mi caso una Canon G10. Es una cámara excepcional que me permite controlarla manualmente, disparar en RAW y tiene un zoom óptico 5x que empieza en 28mm. Si tengo que salir de noche y no quiero llevar la réflex, o si tengo que ir sin peso, o no quiero que se note que voy a hacer fotos es la que llevo. Más discreta y resultados espectaculares. Con un gorilla pod también pueda hacer fotos nocturnas de bastante calidad.


Bueno, nos vemos en el siguiente articulo que tratará sobre el equipo que tiene que plantearse elegir el fotografo: mochila, ropa, accesorios y que prometo que sera interesante y con un monton de trucos y consejos aprendidos en mis viajes.

Espero vuestros comentarios para que aprendamos todos juntos.

Hasta muy pronto.